El médico y el chamán.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El médico y el chamán.

Mensaje por Atamar el Mar Mayo 23 2017, 04:28

Los “pies negros”, así llamados por el color de sus mocasines, emigraron a las grandes llanuras desde la región de los Grandes Lagos. Mantienen parte de sus tradiciones, aunque están ya muy modernizados. Pero aún creen en su sanador, su chamán.
Más una vez al mes pasa por allí unos días un médico mandado por el estado para abrir consulta en el pueblo.
La dueña de ultramarinas no era de la tribu, era una californiana que fundó allí su próspero negocio. Se presentó en la consulta del doctor por una afección en la piel. La tenía muy afectada y se le desprendía en secas escamas.

- ¿Has tenido el sarampión?- le preguntó el médico.
- Si- dijo ella.
En ese momento entró el chamán. Solía pasar a menudo por allí para observar como era la medicina convencional.
El doctor continuó sin prestarle interés.

- Creo que tienes algún tipo de alergia a algún producto. Puede que de limpieza, que son irritantes en determinadas pieles. Te voy a mandar unos corticoides mientras analizo una muestra de tu piel.

Ella se fue entonces preocupada y entristecida por su afección. Y solo quedaron el médico y el chamán. Mientras el primero se lavaba sus manos, el segundo comentó:

- Me asombra Vd. En la rapidez de su diagnóstico. Yo tengo que pasar días enteros hablando con mis pacientes y aún así nunca sé si acertaré en mis conclusiones.

- Ya pero es que Vd. No ha estudiado cinco años en una Universidad ni ha hecho dos años de prácticas en un hospital.

- No, claro que no. Yo nunca me he movido de mi pueblo. Solo sé lo que aprendo de mis pacientes.


Al día siguiente volvió la mujer de la afección en su piel a la consulta, pero el doctor tuvo que salir a atender a un enfermo. Así pues el chamán pudo hablar largo tiempo con ella. Tras ello le dijo:

- Creo que está Vd cambiando la piel.

- ¿Qué?, ¿como una serpiente?

- Si, más menos, su piel estaba vieja y tiene que renovarse. Ahora se renovará por completo volviendo a ser tersa y suave como antaño.


Cuando se fue esta vez, su semblante había cambiando por completo. Lejos de parecer preocupada se la veía muy feliz.

El enfado del médico cuando se enteró de lo sucedido fue de campeonato:

- ¿Cómo se atreve Vd. A interferir en mis diagnósticos?. ¿Y que demonios es eso de cambiar de piel como una boa?.

- Puedo equivocarme-
dijo tranquilamente el chamán.

- ¿Cómo?, ¿Que has podido equivocarte?- le contestó airadamente el doctor.

- Verás, tú le diagnosticaste una reacción alérgica. ¿estás seguro de ello?.

- Pues claro que no. En este tipo de dolencias siempre es difícil acertar. Hay un amplio margen de error.

- Correcto.  

- Un momento, no puedes comparar un diagnóstico científico con una tontería metafísica basada en serpientes..

- Amigo, no nos engañemos, En este tipo de afecciones se curan por si mismos o no se curan nunca, se convierten en crónicas. Nosotros les ayudamos confortándolos. Mejor que estén felices entonces.

- Ah si, ¿Y que pasa si la cosa es grave?, ¿ que harías si te pasará a ti y la cosa fuera grave?.

- Iría a un buen médico, por supuesto.



PD: La historia es más extensa por tanto hice una versión propia muy resumida.
avatar
Atamar
Usuario resgistrado
Usuario resgistrado

Fecha de inscripción : 15/03/2017

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.