La flauta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La flauta

Mensaje por Albeo el Lun Dic 14 2015, 11:44

Me llaman Karu , pero mi nombre en la tribu es “ El viento que ríe”: (Karuety). Por lo visto eso pertenece al día en que nací y a como sonaba el viento ese día..
En el colegio me enseñan muchas cosas sobre materias de todo tipo. Pero el resto del día lo paso en pleno campo donde tengo mi casa, cerca de las Montañas Rocosas.
Según me dicen, mis antepasados las llamaban “Montañas Silbantes” pues el viento produce sonidos similares a una flauta al pasar entre ellos.
Es por ello tradición que cada chico que llegue a la mayoría de edad, doce años, pueda tener una para hacer sonidos con ella y comunicarse así con las montañas protectoras, que del viento nos protegen y la germinadora lluvia nos trae.
Con ello se gana honor de hombría, y desde ese momento el poder optar a ser merecedor de compañera que te acepte y ser a la vez digno de su belleza.

Subiendo algo más arriba por la ladera donde vivía mi abuelo, que era el mejor hacedor de flautas del lugar, fuimos en busca de una rama apropiada para darle forma.
Escuchaba en cada rama su canto y en cada movimiento su danza, pues es en cada rama diferente, y siempre es fundamental buscar la más apropiada para dar un sonido u otro una vez tallada. Una vez encontrada la partió limpiamente con su hacha, y la llevó a su casa.
Estaba impaciente por empezar a ver como la esculpía, pero el me dijo:

No, ahora debemos descansar, tanto la rama como yo. Antes de tomarla debo dejar que se acostumbre al hogar. No hay prisa. Vuelve mañana

Y así lo hice…
Me esperaba ya sentado y con la rama sobre la mesa:

-Atiende Kareuty, estas son mis herramientas: Un atizador de madera que caliento en el fuego para quemar la pulpa de la rama. Con esta navaja quitaré la corteza, la rama me indicará como hacerlo.

-¿La rama te lo indicará?.-le dije con incredulidad

-Cada pedazo de madera tiene su forma, y eso debe ser respetado siempre. Mi padre solía decir que en cada rama de aliso hay una flauta escondida. Mi trabajo es encontrarla. Según la tradición la voz de la madera canta a través del pico del pato. Ves como se desliza la navaja a lo largo de la hebra. Así es como me guía.

¿Sabes que las flautas se usaban para cortejar?... Con la música se conquistaba el corazón de las chicas. Cada joven tenía una canción que era transmitida por un espíritu guía… Para encontrar la canción debía ir a los bosques y ayunar... hasta que le viniera la música en un sueño.


Vaya- dijo impresionado el joven indio que cada vez deseaba con más fuerza el tener la suya.

Tiempo después, en medio del camino de nuestra vida me encontré en un bosque oscuro donde el sendero se difuminaba. ¡Oh, que difícil es hablar de ese bosque negro y denso donde el recuerdo renueva mis temores... !. Pero mi flauta no fue diestra en cazar ninguna melodía y no pude enamorar a mujer alguna. Quizás no era esa la función por la cual había sido tallada.

Por aquel tiempo mi abuelo era muy viejo y sus manos ya no tenían habilidad para trabajar flauta alguna. Pero conservaba el conocimiento, quizás me enseñara su arte. Así podría sentir en cada pedazo de madera e interpretar su forma. Les pondría la voz para que otros muchos jóvenes encontraran su melodía para cortejar a bellas chicas. Y algún día enseñaría el oficio a otro hombre para que la tradición no cayera nunca en el olvido.



Adaptación de un relato indio americano de una recopilación de tradiciones de los "Pies Negros", indígenas hoy en día respetados en costumbres y tierras propias de las costas de California..

Albeo
Usuario resgistrado
Usuario resgistrado

Fecha de inscripción : 10/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.