LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Sáb Sep 09 2017, 09:38


DE OCA.. EN OCA..



¿Quién fue?


Según una leyenda, durante el sitio de Troya los griegos se aburrían tanto que uno de ellos, Palámedes, hijo del rey de Eubea, acabó inventando este juego.

También se ha querido ver en el Disco de Phaistos, una pieza de 2000 a. C. hallada en Creta en 1908 en la que hay grabada una espiral con casillas y grandes aves, un antecesor remoto del juego.

Una versión más fundamentada afirma que éste nació en Florencia, en la corte de los Médicis, de donde pasó a la de Felipe II. Allí tuvo tanto éxito que se convirtió en un regalo de nobles.

avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Jue Sep 14 2017, 02:20



"Izanagi e Izanami"

Izanagi e Izanami fueron encargados por los demás dioses de formar las islas japonesas. Estos hundieron una jabalina adornada con piedras preciosas en el mar inferior, la agitaron y al sacarla, las gotas que de ella resbalaban formaron la isla de Onokoro.
Descendiendo de los cielos, Izanagi e Izanami resolvieron construir allí su hogar, así que clavaron la jabalina en el suelo para formar el Pilar Celestial. Descubrieron que sus cuerpos estaban formados de manera diferente, por lo que Izanagi preguntó a su esposa Izanami si sería de su agrado concebir más tierra para que de ella nacieran más islas. Como ella accedió, ambos inventaron un matrimonio ritual; cada uno tenía que rodear el Pilar Celestial andando en direcciones opuestas. Cuando se encontraron, Izanami exclamó:

“¡Que encantador! ¡He encontrado un hombre atractivo!”

Y a continuación hicieron el amor.

En lugar de parir una isla, Izanami dio a luz a un malforme niño-sanguijuela al que lanzaron al mar sobre un bote hecho de juncos. Después se dirigieron a los dioses para pedir consejo, y estos les explicaron que el error estaba en el ritual del matrimonio, ya que ella no debía de haber hablado primero aL encontrarse alrededor del pilar. Así pues, ambos repitieron el ritual, pero esta vez Izanagi habló primero, y todo salió según sus deseos.

Con el tiempo, Izanagi concibió todas las islas que forman el Japón, creando, además, dioses para embellecer las islas, y después hicieron dioses del viento, de los árboles, de los ríos y de las montañas, con lo que su obra quedó completa. El último dios nacido de Izanami fue el dios del fuego, cuyo alumbramiento produjo tan graves quemaduras en los genitales de la diosa que murió. Y todavía, mientras moría, nacieron más dioses a partir de su vómito, su orina y sus excrementos. Izanagi estaba tan furioso que le cortó la cabeza al dios del fuego, pero las gotas de sangre que cayeron a la Tierra dieron vida a nuevas deidades.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Dom Sep 17 2017, 09:24





"Aracné y la diosa Atenea"

Cuentan los viejos relatos inventados en la antigüedad que hace mucho, muchísimo tiempo, vivía en una lejana ciudad una muchacha que se llamaba Aracné. Esta muchacha trabajaba en un taller haciendo tapices y ella misma hilaba la lana, la coloreaba y hacía los tejidos. Sus tapices llegaron a tener tanta fama por su belleza que de todos los lugares acudían personas para admirarlos y todos comentaban que parecían estar realizados por la misma Atenea, diosa de las tejedoras y las bordadoras.

A Aracné aquellos comentarios no le gustaban. Pensaban que sus obras eran perfectas y no quería que se la comparara ni tan siquiera con una diosa. Y especialmente le molestaba que algunas personas pensaran que debía su arte a las enseñanzas de la propia diosa. Por ese motivo, un día desafío a Atenea a tejer un tapiz.

-Diosa Atenea –gritó Aracné-, atrévete a competir conmigo tejiendo un tapiz. Así todo el mundo podrá ver quién de las dos teje mejor.

La diosa Atenea sentía realmente aprecio por Aracné y no quería hacerle daño. Por eso tomó la figura de una anciana bondadosa y se presentó ante la joven para solicitar que fuera más modesta.

-Aracné, ¿por qué ofendes a mi diosa? –le dijo en tono cariñoso-. Confórmate con ser la mejor tejedora del mundo y no trates de igualarte a los dioses.

-Calla, vieja tonta –respondió Aracné airada-. Si Atenea no se presenta ante mí, es que no se siente capaz de compartir conmigo.

En aquel mismo instante, la vieja desapareció y en su lugar quedó la diosa Atenea dispuesta aceptar el desafió.

Atenea y Aracné pusieron rápidamente manos a la obra. Las dos tomaron unos hilos de seda y empezaron a confeccionar unos maravillosos tapices en los que representaban a diversos personajes. Pasado el tiempo, las dos habían acabado su labor.

Atenea representó en su tapiz a los doce dioses del Olimpo, y en cada una bordo una escena en la que mostraban los castigos reservados a los seres humanos que se atrevían a desafiar a los dioses.
En cambio, Aracné confeccionó un magnífico tapiz en el que se veía al mismo dios Júpiter, padre de Atenea y jefe de todos los dioses, convertido en una vulgar serpiente.

Cuando Atenea vio que Aracné se burlaba del dios Júpiter, no pudo reprimir su ira y, cogiendo el tapiz de Aracné, lo rasgó en mil pedazos mientras decía:

-Te castigaré para que en adelante aprendas a respetar a los dioses.

Asustada por la ira de Atenea, Aracné quiso huir entre la gente. Pero Atenea la agarró por el pelo, la elevó del suelo y le dijo:

-Te condeno a vivir para siempre suspendida en el aire, tejiendo y tejiendo sin cesar.

Y al instante, Aracné quedó convertida en una araña que, desde entonces, continúa tejiendo su tela sin parar.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Vie Sep 22 2017, 02:42

LEYENDA CHINA

La diosa de la Luna



Antes de convertirse en la Diosa de la Luna y sufrir la eterna soledad lunar, la bella inmortal Chang E vivía en la Tierra con su marido, el héroe enviado por el Dios del Cielo que derribó nueve soles y aniquiló los demonios del mundo. Aunque el pueblo lo admiraba profundamente por sus abnegadas proezas, su mujer se quejaba de la constante soledad, ya que su marido siempre andaba fuera de casa batallando con los malos espíritus. Además, le horrorizaba la idea de envejecer y morir como cualquier mujer mundana.

Para acabar con la amargura de su mujer, el marido salió un día en busca de la Diosa de las Montañas para que le diera el elixir de la inmortalidad. Conmovida por la abnegada labor que desarrollaba el desinteresado hombre, la diosa le concedió una hierba mágica, advirtiéndole que la tendrían que tomar los dos al mismo tiempo, Si no, no respondería de las consecuencias. El hombre volvió contento con la hierba providencial y pidió a su mujer guardarla en sitio secreto para tomarla juntos algún día que no tuviera que salir a luchar contra los demonios.

Su mujer estaba muy resentida debido a la penosa soledad a la que la tenía sometida su cónyuge, y no quería sufrir eternamente el melancólico abandono. Una noche, movida por un impulso de desesperación, sacó el remedio providencial y se lo tomó todo. Enseguida experimentó algo raro en su cuerpo, una sensación de evaporación o de vacío. Se hacía más y más ligera, empezaba a flotar y a volar por el cielo estrellado. Quería bajar, pero la Tierra no la atraía. Parece que había una enorme fuerza que la succionaba desde lo alto del firmamento. Se alejaba cada vez más de la Tierra, acercándose a la Luna. Y desde lo alto del cielo, ya vislumbraba el desértico paisaje lunar. Se arrepintió de su necedad y empezó a echar de menos todo aquello que acababa de abandonar. Sentía vergüenza de volver a encontrarse con los suyos. Decidió quedarse en la Luna para estar cerca de la Tierra y pagar, desde aquel destierro frío e inhóspito, su conducta indigna.

Unos dicen que la apenada dama se convirtió en un sapo de repugnante apariencia, y otros dicen que sigue tan hermosa como siempre, pero más sola y melancólica. En los días de luna redonda, puedes contemplar la Luna y la podrías encontrar debajo de un árbol de laurel, acompañada de un conejo blanco, sufriendo la eterna soledad.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Lun Sep 25 2017, 02:35



UN MITO UNA LEYENDA

"La Laguna Negra"

Siempre rodeada de una neblina y un aura de misterio, la Laguna Negra está enclavada en uno de los parajes más bellos de Soria, a más de 2.000 metros de altura, entre los picos de Urbión y el nacimiento del Duero. sus colores oscuros, el cariz negruzco de sus aguas y la sempiterna niebla la han convertido en objeto de leyendas durante siglos.

La más popular es la de Alvargonzález quien, según el cuento, a la muerte de sus padres se encontró con una cuantiosa herencia. además, la riqueza le facilitó encontrar el amor. Durante años, la vida le sonrió, sin embargo, sus dos hijos mayores y sus esposas ansiaban su fortuna.

Una mañana salió a pasear y, mientras descansaba en un olmo, vio en un sueño cómo sus hijos le asesinaban, al abrir los ojos se dio cuenta que el sueño había cumplido: cuatro puñaladas y un hachazo en el cuello terminaron con su vida, su cuerpo fue arrojado con una piedra atada en los pies, a la Laguna Negra que se dice no tiene fondo, ésta se convirtió en su eterna tumba.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Lun Sep 25 2017, 10:01



UNA HISTORIA UNA LEYENDA

"Los Tres Árboles"

Había una vez en la cima de una montaña, tres árboles pequeños estaban de pie y soñaron con lo que ellos querían ser cuando ellos crecieran.

El primer árbol pequeño mirando a las estrellas que centellean como los diamantes sobre dijo: “Yo quiero ser cubierto con oro y lleno con las piedras preciosas. Yo seré el cofre del tesoro más bonito en el mundo! “.

El segundo arbolito miraba un arroyo que fluía en su camino al océano. “Yo quiero ser una nave poderosa, él dijo. “Yo quiero viajar por las aguas y llevar a los poderosos reyes. Yo seré la nave

más fuerte en el mundo!”.

El tercer arbolito miraba abajo en el valle dónde los hombres ocupados y las mujeres ocupadas trabajan en un pueblo ocupado. “Yo no quiero dejar esta cima en absoluto”, dijo. “Yo quiero crecer tan alto que cuando las personas se detengan para mirarme ellos levantarán sus ojos al cielo y pensarán en Dios. Yo seré el árbol más alto en el mundo!”.
Los años pasaron. Las lluvias vinieron, el sol brilló, y los árboles pequeños crecieron altos. Un día tres leñadores subieron la montaña.

El primer leñador miraba el primer árbol y dijo, “Este árbol es bonito. Es perfecto para mí.” Con un descenso súbito de su hacha brillando, el primer árbol se cayó. “Ahora yo me convertiré en un cofre bonito”, pensó el primer árbol. “Yo sostendré el tesoro maravilloso.”.

El segundo leñador miraba el segundo árbol y dijo, “Este árbol es fuerte. Es perfecto para mí.” Con un descenso súbito de su hacha brillando, el segundo árbol se cayó. “Ahora yo navegaré por las aguas poderosas”, pensó el segundo árbol. “Yo seré una poderosa nave para los reyes! “.

El tercer árbol sentía que su corazón destrozaba cuando el último leñador lo miró. Estaba de pie directamente y alto y mirando valientemente al cielo. Pero el leñador nunca miró hacia arriba. “Cualquier tipo de árbol es bueno para mí”, él murmuró. Con un fuerte hachazo, el tercer árbol cayó al suelo.

El primer árbol se regocijó cuando el leñador lo trajo a la tienda de un carpintero, pero el carpintero ocupado no estaba pensando sobre cofres para tesoros. En cambio sus manos trabajaron para transformar el árbol en una caja de alimento para los animales. El una vez, el árbol bonito no se cubrió con oro o lleno con tesoros. Él estaba cubierto con aserrín y lleno con el heno para los animales hambrientos de la granja.

El segundo árbol sonrió cuando el leñador lo llevó a un astillero, pero ninguna nave poderosa estaba siendo hecho ese día. En cambio, el árbol una vez fuerte fue martillado y aserrado y convertido en un simple barco de pesca. Demasiado pequeño y demasiado débil para navegar por un océano o incluso un río, él fue a un pequeño lago. Cada día él trajo las cargas de peces muertos, malolientes.

¿Y el tercer árbol? El tercer árbol estaba desconcertado cuando el leñador lo cortó en vigas fuertes y lo dejó en el almacén de maderas. ¿Qué pasó? Con el que una vez fuera un altísimo árbol, se preguntó. “Todos lo que yo quise hacer en la vida era estar en la cima del monte y mirar a Dios.”

Muchos, muchos días y noches pasaron. Los tres árboles casi se olvidaron de sus sueños. Pero una luz de las nocturnas estrellas doradas llegó sobre el primer árbol cuando una mujer joven puso a su bebé recién nacido en la caja de alimento. “Me gustaría poder hacer una cuna para él”, su marido susurró. La madre apretó su mano y sonrió cuando la luz de las estrellas brillaba en la madera lisa y fornida. “Este pesebre es bonito para nuestro pequeño Jesús”, dijo.

Y de repente el primer árbol supo que él estaba sosteniendo al tesoro más gran en el mundo.

Una tarde, años después, un viajero cansado y sus 12 amigos entraron muy apretados en el viejo barco de pesca. El viajero se durmió calladamente cuando el segundo árbol navegó por el lago. Pronto una fuerte tormenta que tronaba y azotaba, se levantó. Los 12 hombres comenzaron a gritar y a temer que iban a perecer. El árbol tiritaba. Él supo que él no tenía la fuerza para llevar a tantos pasajeros con seguridad a través del viento y la lluvia.

El hombre cansado despertó. Se puso de pie, estiró su mano, y dijo:

“Paz.”

La tormenta detuvo tan rápidamente como había empezado.

Y de repente el segundo árbol supo que él estaba llevando al verdadero Rey, al Rey de cielo y tierra.

Un poco después, en una mañana de viernes, el tercer árbol fue sobresaltado cuando sus vigas se sacaron a tirones de la pila olvidada. Se sobrecogió cuando fue llevado a través de una enfadada y burlona muchedumbre. Se estremeció cuando soldados clavaron las manos de un hombre en él.

Se sentía feo y tosco y cruel.

Pero el domingo por la mañana, cuando el sol salió y la tierra tembló con la alegría bajo ella, el tercer árbol supo que el amor de Dios había cambiado todo.

Había hecho el primer árbol hermoso.

Había hecho el segundo árbol fuerte.

Y cada vez que las personas pensaron en el tercer árbol, ellos pensarían en Dios.

Eso era mejor que ser el árbol más alto en el mundo.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Jue Sep 28 2017, 03:01

UNA FLOR UNA LEYENDA



"La Flor de la Inocencia"

Erase una vez una flor muy bella que crecía en el campo en primavera. Su nombre era margarita, y vivía en un campo verde enorme rodeada de otras margaritas. Era orgullosa y coqueta, presumiendo por doquier de sus pétalos blancos e inmaculados, más bonitos que los de sus compañeras.

Las mariposas y abejas que la sobrevolaban se quedaban extasiadas contemplándola, cantando de alegría. Ella se balanceaba, presumida ante tales zumbidos de admiración. Incluso dejaba que los insectos se posaran sobre ella con la condición de que no estropeasen sus hermosos pétalos.

Así vivía feliz la margarita hasta que, un día, una familia acudió al campo a comer, y los niños, asombrados ante la bella margarita, la cogieron para mostrársela a sus padres. Ella, en su inocencia, estaba orgullosa de haber sido la elegida. Pero, la madre les propuso un juego: deshojar la margarita jugando a alternar un 'te quiero' y 'no te quiero' en cada pétalo que arrancaban.

La margarita, horrorizada al ver que le estaban arrebatando sus bellos pétalos comenzó a llorar desconsoladamente hasta que murió de pena. Pero el último pétalo fue un 'te quiero' dicho por la madre a sus hijos, y pudo ver unas dulces sonrisas antes de morir.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Sáb Nov 25 2017, 03:37




"Las hijas del lago"

En Epfenbach, cerca de Sinzheim, todas las noches tres hermosas jóvenes vestidas de blanco entraban en la habitación del pueblo donde se reunía la gente para hilar.

Siempre aportaban nuevas canciones y nuevas melodías, conocían bellos cuentos y juegos divertidos. Sus ruecas y sus husos tenían también algo particular. Ninguna hiladora sabía torcer el hilo con tanta finura y agilidad como ellas. Todas las noches, al dar las once, se levantaban, hacían un paquete con sus ruecas y se retiraban, a pesar de todas las súplicas de la asamblea. Nadie sabía de dónde venían y adónde se iban. Simplemente las llamaban "las hijas o las hermanas del lago".

Los muchachos las veían con placer y varios se enamoraron de ellas, sobre todo el hijo del maestro de la escuela. Nunca se cansaba de escucharlas y de hablar con ellas. Y nada le apenaba tanto como el verlas partir tan temprano. Un día tuvo una idea. Hizo retrasar el reloj del pueblo una hora y, por la noche, entretenidos con la conversación y las bromas, nadie se dio cuenta de la hora real. Entonces, cuando el reloj dio las once, las tres jóvenes se levantaron, juntaron sus ruecas y se marcharon.

Al día siguiente, algunas personas, al pasar junto al lago, oyeron unos gemidos y vieron tres manchas de sangre en la superficie del agua. Nunca más volvieron a ver a las tres hermanas. El hijo del maestro, afectado por una languidez enfermiza, murió poco tiempo después. En las tres hermanas, dulces, amables y laboriosas, nada indicaba la frecuentación del espíritu de las tinieblas. Se recordó tan solo que los bajos de sus vestidos tenían a menudo el dobladillo mojado, única señal por la que se podía reconocer a las ondinas.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por fabiolaselene el Jue Dic 07 2017, 03:10

UN MITO UNA LEYENDA




"Eco y Narciso"

Eco era la ninfa de los bosques y de las fuentes, de cuya boca salían las palabras más bellas jamás nombradas. Esto molestaba a Hera, celosa de que Zeus, su marido, pudiera cortejarla como a otras ninfas. Y así sucedió... cuando Hera descubrió el engaño, castigó a Eco quitándole la voz y obligándola a repetir la última palabra que decía la persona con la que mantuviera la conversación. Incapaz de tomar la iniciativa en una conversación, limitada sólo a repetir las palabras ajenas, se apartó del trato humano.

Retirada en el campo, se enamoró del hermoso pastor Narciso, hijo de la ninfa Liríope de Tespia y del dios-río Céfiso. Sin embargo, el vanidoso joven no tenía corazón y la consideró loca, ignorándola totalmente. Con el corazón roto, ella pasó el resto de su vida en cañadas solitarias, suspirando por el amor que nunca conoció, debilitándose y adelgazando, hasta que se  convirtió en una roca fría y dura... y desde el fondo de un valle repite hasta hoy las últimas palabras de cada frase que allí se dice.

Así pues, cuando vio a Narciso, que vagaba por apartados campos, y se enamoró, a escondidas sigue sus pasos, y cuanto más lo sigue más se calienta con la cercana llama, no de otro modo que cuando el inflamable azufre, untado en la punta de las antorchas, arrebata las llamas que se le han acercado. ¡Oh, cuántas veces quiso acercarse con linsojeras palabras y añadir suaves ruegos! Su naturaleza lo impide y no le permite empezar; pero, cosa que le está permitida, ella está pronta a esperar sonidos a los que puede devolver sus propias palabras.

Por azar el joven, apartado del leal grupo de sus compañeros, había dicho: “¿Alguno está por aquí?”, y “está por aquí” había respondido Eco. Él se queda atónito y, cuando lanza su mirada a todas partes, grita con fuerte voz: “Ven”; ella llama a quien la llama. Se vuelve a mirar y de nuevo, al no venir nadie, dice: “¿Por qué me huyes?”, y tantas veces cuantas las dijo, recibió las palabras. Insiste y, engañado por la reproducción de la voz que le contestaba, dice: “En este lugar juntémonos” y Eco, que nunca habría de responder con más agrado a ningún sonido, repitió: “juntémonos”, y ella misma favorece sus palabras y, saliendo de la selva, iba a arrojar sus brazos al deseado cuello. Huye él y, al huir, aleja las manos del abrazo. “Moriré antes”, dice, “de que te adueñes de mí.”

Desgraciada se oculta en el bosque y avergonzada cubre su cara con ramas, y a partir de entonces vive en solitarias cuevas; pero, sin embargo, el amor está dentro y crece con el dolor del rechazo: y las insomnes preocupaciones amenguan su cuerpo que mueve a compasión, y la delgadez contrae su piel, y todo el jugo de su cuerpo se va hacia los aires; solamente le quedan la voz y los huesos: permanece la voz; cuentan que los huesos adoptaron la figura de una piedra. A partir de ese momento se oculta en los bosques y no es vista en montaña alguna, es oída por todos: el sonido es el que vive en ella.
avatar
fabiolaselene
Usuario Vip
Usuario Vip

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS....El hilo rojo del destino

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.