Las más bellas estupideces jamás contadas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por misterio el Miér Ago 28 2013, 13:38


Una vida sencilla




El despertador suena tres veces antes de que Óscar lo apague suavemente. A continuación se incorpora en la cama y comprueba que la hora de su reloj y la del despertador es exactamente la misma, hora, minuto y segundo. Espera 10 segundos exactos antes de retirar las mantas y bajar primero el pie derecho y luego el izquierdo. Espera 5 segundos antes de levantarse y empezar a hacer una tabla de estiramientos. Se los sabe de memoria, pero aún así echa un vistazo al póster que tiene enmarcado en la pared, en el que se indican con dibujos y unas breves explicaciones la serie de ejercicios matutinos que debe realizar cada mañana. Si entrase luz natural por la ventana capaz de hacer que Óscar proyectase sombras, éstas serían una réplica a escala de las siluetas del póster de la pared, en el que se podía leer, en la parte superior: “tabla reglamentaria de ejercicios matutinos para funcionarios de grado 3”. Sin embargo por las ventanas no entraba luz; su apartamento para una persona estaba situado en un edificio estatal para funcionarios en el que las viviendas son asignadas en función del grado. Al grado 3 le corresponden apartamentos interiores en las plantas inferiores, sin vistas, iluminados por una parrilla de fluorescentes que distribuyen la luz de forma totalmente uniforme.
Por supuesto Óscar nunca se ha planteado vivir en otro sitio, de igual forma que nunca se ha planteado si la tabla reglamentaria de ejercicios matutinos para funcionarios de grado 1 ó 2 fuese distinta a la suya. Tras terminar sus ejercicios en la misma postura que la silueta de la pared, Óscar se toma las pulsaciones y las apunta en la misma libretita en la que las ha ido registrando cada mañana desde que es funcionario. Después se dirige a la ducha. Junto al grifo hay una pequeña consola de acero inoxidable con unos cuantos botones. Pulsa uno de ellos, la temperatura del agua se ajusta automáticamente y comienza una cuenta atrás. 5 minutos exactos es el tiempo que tiene para ducharse en esa cabina en la que sólo entra una persona sin que apenas tenga espacio para darse la vuelta. Exactamente 5 minutos después el agua se corta sin necesidad de tocar el grifo, que de hecho no tiene ningún tipo de llave. Óscar sale de la ducha, se pone un albornoz gris y continúa su aseo. Se limpia los oídos, dos bastoncillos por cada uno, se corta las uñas todas igual de cortas, se cepilla los dientes y se estudia detenidamente delante del espejo. Tras esto regresa a la habitación para vestirse. Abre el armario y saca un traje gris. No tiene mucha ropa, casi todo el espacio lo ocupan los trajes y camisas con los que va a trabajar y le sobra espacio. La ropa informal apenas ocupa una pequeña balda. Óscar se abotona la camisa blanca hasta arriba y abre un cajón lleno de corbatas grises. Están ordenadas por tonos, desde las más claras a las más oscuras, formando un bonito degradado. Elige una de las del centro en la que el emblema gubernamental, en tono mucho más claro que el fondo, forma un patrón de líneas oblicuas paralelas entre sí. La ata con un perfecto nudo doble y se asegura de que no esté torcida.


misterio
Super Usuario
Super Usuario

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por misterio el Miér Ago 28 2013, 13:40


En el camino del bosque (Invierno)
 



 
En el camino del bosque al Invierno me encontré.
He puesto una alfombra blanca a tus piés y he bañado los árboles de plata, éste es mi regalo, pero sólo para los valientes que salen de la cama.


misterio
Super Usuario
Super Usuario

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por misterio el Miér Ago 28 2013, 13:43



 Su helado favorito
   

Y de pronto echa de menos el mar y las tardes que empiezan con una siesta. Y quiso poder llorar tanto como para hacerse una playa, pero no tenía tantas lágrimas. Hasta para eso tenía mala suerte y ni siquiera se acuerda de cual era su helado favorito.

misterio
Super Usuario
Super Usuario

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por misterio el Miér Ago 28 2013, 13:45

 

Lloré todo el cielo
   

Tanto lloré que me quedé sin lágrimas y aún así no podía parar.
Entonces lloré las estrellas del cielo, la Luna y el Sol.
Y así se quedó oscuro mi corazón.

misterio
Super Usuario
Super Usuario

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por misterio el Miér Ago 28 2013, 13:46


 Indeleble
   

Dicen que el tiempo lo borra todo, así como las olas borran las pisadas en la orilla; pero seguimos construyendo castillos de arena, porque nos gusta sentirnos reyes por un día.
 
Dicen que el tiempo lo borra todo, por eso no llevo reloj, lo cuento en canciones y así no me olvido de cuantas notas me separan de la felicidad.

misterio
Super Usuario
Super Usuario

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por misterio el Miér Ago 28 2013, 13:48



La chica del espejo
    

La chica del espejo ya se ha cortado el pelo.
La chica del espejo ha cambiado de vida en cuanto se ha aburrido del color de la pared.
La chica del espejo ya le ha dicho “te quiero”.
Aunque ella no tiene que pensarse las cosas porque sólo es un reflejo en un cristal.
La chica del espejo ya se ha cortado el pelo, a ella le queda bien; pero yo no me atrevo. 

misterio
Super Usuario
Super Usuario

Fecha de inscripción : 24/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Las más bellas estupideces jamás contadas

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 02:40


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.